El fundador de Patagonia,
Yvon Chouinard
habla de por qué no es demasiado tarde para salvar el planeta..
Yvon Chouinard, de Patagonia, marcó la pauta de cómo una empresa puede mitigar los estragos del capitalismo en el medio ambiente de la Tierra. A sus 81 años, no ha hecho más que empezar.

"¿Quieres la verdad? No tiene remedio. No tiene remedio". Eso es lo que el fundador y presidente de Patagonia, Yvon Chouinard, dijo al L.A. Times sobre la difícil situación de la Tierra en medio del cambio climático. En 1994.

En cualquier caso, Chouinard y su empresa llevan décadas -y millones de dólares- luchando por causas medioambientales en todo el mundo e invirtiendo en prácticas empresariales más sostenibles. Es más, Patagonia ha abrazado y promovido el movimiento B Corporation, mientras que Chouinard lideraba iniciativas como 1% for the Planet, un colectivo de empresas que se comprometió a donar el 1% de las ventas a grupos ecologistas y que ha recaudado más de 225 millones de dólares desde 2002. Mientras tanto, en los últimos 46 años, Patagonia se ha convertido en una marca mundial de miles de millones de dólares, lo que la convierte en la empresa por excelencia de hacer el bien.

Pero Chouinard sigue insatisfecho. A sus 81 años, está más centrado que nunca en demostrar, con el ejemplo de Patagonia, hasta dónde puede llegar una empresa para proteger el planeta. Durante un descanso de la pesca cerca de su casa de Wyoming, Chouinard se muestra apasionado e irónico al hablar de su filosofía empresarial, de lo que entendemos mal por sostenibilidad, de por qué está tan entusiasmado con la agricultura regenerativa y de la creciente maquinaria política de Patagonia.

Fast Company: ¿Cómo nos enfrentamos a la idea de que hacer negocios significa contaminar y dañar el planeta?

Todo lo que hace el hombre crea más perjuicios que beneficios. Tenemos que aceptar ese hecho y no engañarnos pensando que algo es sostenible. Entonces podemos intentar llegar a una situación en la que causemos el menor daño posible. Ese es el giro que le damos. Es una cumbre sin fin. Estás escalando para siempre. Nunca llegarás a la cima, pero es el viaje.

Hace unos ocho meses, redactó una nueva declaración de principios para la empresa: "Patagonia está en el negocio para salvar nuestro planeta". ¿Qué impacto ha tenido hasta ahora?

Ha afectado al trabajo de todos. A unos más que a otros, pero a todos nos ha hecho pensar. Nos hemos comprometido a no utilizar combustibles fósiles en 2025. Hemos invertido en empresas que trabajan en el cultivo de fibras sintéticas, es decir, materiales fabricados a partir de plantas en lugar de petróleo. No nos limitamos a limpiar nuestros edificios y demás; vamos a convencer a nuestros proveedores de que utilicen energías más limpias. Y seguimos trabajando para salvar grandes zonas del planeta que capturan mucho carbono. Personalmente, estoy trabajando en un nuevo parque estatal en el extremo de Sudamérica, con unas 800.000 hectáreas de turberas y pantanos y 200.000 hectáreas de mar, que captura más carbono que casi cualquier otro lugar del mundo.

Hace diez años, empezó a introducirse en el sector alimentario, lanzando Patagonia Provisions y trabajando en la agricultura regenerativa. Ahora ha trasladado esos principios regenerativos a su cadena de suministro de algodón. ¿Siempre lo vio como el camino definitivo?

Todo esto es bastante nuevo. Los científicos acaban de descubrir lo importante que es la agricultura para el cambio climático, tanto negativa como positivamente. [El ecologista y empresario] Paul Hawken tiene un libro que enumera 100 cosas que podemos hacer para combatir el cambio climático [Drawdown: El plan más completo jamás propuesto para invertir el calentamiento global]. De esas 100, la más importante para nosotros es la agricultura, así que estamos redoblando nuestros esfuerzos en agricultura orgánica regenerativa. Estamos trabajando en una nueva certificación que va más allá de lo ecológico. Llevamos años utilizando algodón de cultivo ecológico, pero lo único que hace es causar un poco menos de daño. Así que decidimos empezar a cultivarlo de forma regenerativa y ecológica. Empezamos con 150 pequeños agricultores de la India. Les convencimos para que cultivaran algodón con un mínimo de labranza. Incluso con el algodón ahora, estamos secuestrando carbono. Esto es muy importante. La agricultura regenerativa no puede hacerse a gran escala. Simplemente no puede. Estas personas se deshacen de sus insectos aplastándolos con los dedos. Colocan luces para atraer a los insectos por la noche y utilizan métodos naturales. También utilizan cultivos de cobertura: garbanzos y cúrcuma, para los que hay una gran demanda. Y utilizan compost. Les pagamos un 10% más, así que casi han duplicado sus ingresos. El año que viene, 580 pequeños agricultores cultivarán algodón de esta forma.

¿Qué opina de que Jeff Bezos y Elon Musk persigan los viajes interplanetarios y las colonias en Marte y la Luna porque no parecen creer que podamos salvar nuestro planeta natal?

[Risas]Creo que es bastante tonto. Y no sólo una tontería, sino una verdadera lástima. El dinero que se destina a la exploración espacial debería usarse ahora para salvar nuestro planeta. Estamos en una situación de triaje. Las cosas son tan sombrías. Es la Tercera Guerra Mundial. Yo viví la Segunda Guerra Mundial, y recuerdo lo que el país tuvo que hacer para movilizarse. No se podía comprar azúcar. No podías comprar carne. Como éramos francocanadienses, tuvimos suerte de conseguir carne de caballo. [Risas] Eso es lo que tiene que pasar con este asunto del calentamiento global. Aquí sólo estamos malgastando este dinero yendo a Marte. Quiero empezar a hacer algunas camisetas que sólo tienen una trucha arco iris en él, la camiseta, y dice, no hay trucha arco iris en Marte, o tornillo de Marte. Tenemos que hacer eso.

"En última instancia, el capitalismo va a perder a sus clientes. No habrá nadie que compre el producto porque todo el mundo será muy pobre".
[Photo: Ian Allen]
 
El secreto de la lucha por el cambio climático.
Patagonia está ayudando a liderar el cambio hacia la agricultura regenerativa, que secuestra
carbono en lugar de producirlo. Así es como funciona.
1. Crear un suelo sano

Durante la fotosíntesis, las plantas utilizan la energía solar para extraer moléculas de hidratos de carbono, o azúcar, del dióxido de carbono. Estos azúcares basados en el carbono salen de las raíces de la planta y alimentan bacterias y hongos en el suelo cercano. Estos microorganismos transforman los minerales del suelo en nutrientes que alimentan a las plantas y combaten las enfermedades.

2. Evitar los pesticidas

Para mantener la tierra lo más sana posible, los agricultores evitan los productos químicos (como en la agricultura ecológica) y recurren a métodos naturales, desde colgar luces por la noche hasta eliminar y matar insectos a mano.

3. Plantar cultivos de cobertura

Entre las temporadas de cultivos comerciales como el algodón, los agricultores siembran cultivos de cobertura como la cúrcuma y los garbanzos, que endurecen el suelo protegiéndolo de la pérdida de nutrientes y la erosión, además de ayudar a controlar las plagas. Los agricultores tienen así un cultivo adicional que vender para complementar sus ingresos.

4. Utilizar la labranza baja

El laboreo remueve y altera las raíces -donde la mayoría de las plantas almacenan una cantidad significativa de carbono- y otras materias orgánicas ricas del suelo, haciéndolo menos robusto y productivo. Peor aún, libera carbono a la atmósfera. En cambio, el cultivo con labranza baja o nula permite que el carbono permanezca secuestrado en el suelo. Incluso cuando las raíces se descomponen, las emisiones de CO2 tardan mucho tiempo en llegar a la superficie terrestre y a la atmósfera.


More stories
Our Company History.
Unbroken Ground:Una nueva forma de cultivar alimentos
Yvon Chouinard, fundador de Patagonia:
Aún no es tarde para salvar el planeta